Desafíos clave para la seguridad informática

Poco a poco, empresas, instituciones y organizaciones de todo el mundo, están tomando una mayor conciencia de la importancia que tiene la seguridad informática para la continuidad de su negocio; sin embargo, todavía existe mucho por hacer en términos de la visión que se debe tener sobre el tema. Muchas empresas siguen viendo la seguridad informática como algo adicional o separado al proceso principal, y buscan que la seguridad informática se habilite como una capa adicional, o piensan que debe ser responsabilidad exclusiva del área de tecnologías de la información. Este enfoque erróneo podría traer grandes problemas, ya que más bien, la seguridad informática debe integrarse a cada producto, sistema, servicio, proyecto o proceso desde el momento en que se concibe. Como muchas áreas, la seguridad informática se encuentra en constante cambio, y hoy hablaremos de 3 desafíos clave que las organizaciones deben afrontar para continuar su lucha con la seguridad informática.  

  • Información en tiempo real:  La velocidad de la dinámica del mundo digital simplemente sigue aumentando exponencialmente. Para que los profesionales de la seguridad informática puedan responder adecuadamente ante las amenazas de los ataques de los ciber delincuentes, se debe contar con plataformas que monitoreen en tiempo real la información generada por sistemas, y plataformas que se encuentren en las diversas capas de la infraestructura.  Aunque es prácticamente imposible hablar de sistemas que no pueden ser vulnerados, sí podemos habilitar mecanismos que nos den visibilidad en tiempo real de lo que está pasando, y actuar en consecuencia.   
  •  Colaborar en la lucha contra la ciber delincuencia: Ninguna organización pública o privada, puede tener visibilidad completa de todo el panorama cibernético, así que también es muy importante compartir e intercambiar información con instituciones de nuestra misma industria, de otras industrias, o con organismos gubernamentales, tanto nacionales como internacionales. De no ser así, estamos en una lucha a ciegas contra la delincuencia. Una amplia colaboración significa también una mayor conversación sobre el tema de seguridad informática. La colaboración entre instituciones permite que se pueda luchar de una manera más efectiva contra el ciber crimen y esto también implica crear repositorios de conocimientos, compartir experiencias, mejores prácticas y recursos. En muchos casos, las organizaciones no se enfrentan únicamente a individuos que trabajan solos, sino a organizaciones internacionales de ciberdelincuencia. Cuanto más hablemos sobre la importancia de la ciberseguridad y su papel fundamental, y cuanto más se comparta la educación, más informaremos y nutriremos a las futuras generaciones de profesionales de la ciberseguridad, que tanto necesitamos. Del mismo modo, esta conversación y colaboración debe realizarse dentro de tu organización, pues como lo hemos dicho en diversas ocasiones, la seguridad informática no es solo responsabilidad del área de tecnologías de la información.  
  • Promover plataformas tecnológicas necesarias para la seguridad informática:  Desgraciadamente, la mayor parte de infraestructura instalada en el mundo no fue diseñada tomando en cuenta la seguridad informática, y esto debe cambiar.  Hacer que la seguridad informática funcione, también requiere poder de cómputo adicional, de tal manera que los nuevos productos, dispositivos, infraestructura y soluciones tecnológicas de todo el mundo, deben contar este poder de cómputo adicional.  Muchas empresas todavía tienen una plataforma de seguridad informática que concentra todo su poder de cómputo en ciertos “appliances”, pero esto debe cambiar. Poco a poco se están diseñando soluciones que integren la seguridad informática en cada uno de sus puntos. La capacidad de ofrecer una seguridad sólida en toda la red, con baja latencia y alto rendimiento, es una funcionalidad crítica que buscan las organizaciones, especialmente con el despliegue de redes 5G. Un enfoque centralizado ya no es sostenible. 

En los siguientes años, veremos mayores amenazas de seguridad informática, pero también podemos tener un futuro donde las organizaciones de todo el mundo estén preparadas para enfrentar estos retos.